La apnea del sueño

¿Conoces los problemas respiratorios que padecemos durante el sueño?

En la actualidad, el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS o OSAS Obstructive Sleep Apnea Syndrome)  es una de las patologías crónicas que más difusión está teniendo en todos los medios, debido a los factores de riesgo que conlleva como hipertensión, fallo cardiaco, infarto de miocardio, accidentes cardiovasculares y arritmias. Se caracteriza por episodios de obstrucción parcial o completa de la vía aérea durante el sueño, interrumpiendo (apnea) o reduciendo (hipoapnea) el flujo de aire, seguido de un despertar transitorio que restaura la permeabilidad superior. Estos ciclos de apnea, hipoapnea se repiten  durante horas produciendo una ruptura del sueño reparador.

Las principales causas que originan dicha patología son la reducción de las fuerzas de expansión de los músculos faríngeos dilatadores, y la descoordinación entre la actividad inspiratoria del músculo y el esfuerzo respiratorio. Otros factores son el exceso o elongación de tejido del paladar blando, macroglosia y amígdalas hipertróficas. El síndrome es más frecuente en personas que padecen obesidad, donde la acumulación de grasa en la región del cuello produce estrechamiento de la vía respiratoria faríngea, disminuyendo así el paso de aire.

Esto tiene un impacto negativo en la salud y conducta de millones adolescentes en el mundo, así como en muchas parejas que conviven con los incómodos ronquidos provocado por el flujo irregular del aire sobre la úvula y el velo del paladar.

Esta deficiencia de oxígeno genera una serie de síntomas como la hipersomnolencia, el cansancio generalizado o la depresión, y a nivel general incluso aumenta el riesgo de padecer determinadas enfermedades como: hipertensión, infarto, tromboembolismo, diabetes tipo II, etc.

apnea-1

Consejos y tratamientos.

Para el tratamiento del SAOS podremos énfasis en consejos importantes para su descanso como puede ser regular las horas de sueño y procurar que se garantice un buen ambiente para dormir lo suficiente. No se acueste sin la necesidad de dormir y evite pasar demasiado tiempo en la cama.

En segundo lugar, el consumo de alcohol y el tabaco debe ser evitado. En este contexto, el fumar aumenta la inflamación de la vía aérea superior e implica un mayor riesgo de padecer apnea del sueño. El consumo de alcohol a su vez está asociado con la exacerbación de la cantidad y duración de las apneas, desaturación arterial y la fragmentación del sueño.

Es necesario realizar un buen diagnóstico médico y odontológico que pueda considerar la pauta correcta en este tipo de trastornos respiratorios asociados durante el periodo de sueño.

Generalmente, el aparato de elección es un CEPAP (Presión positiva continua de aire), aunque hoy en día está siendo suplido por el APAP (aparatos de presión positiva automática). Este aparato proporciona la cantidad justa de presión de aire que precisa el paciente en cada momento del sueño, de manera que el dispositivo de adapta a las necesidades del usuario en cada circunstancia.

Muchas veces estos aparatos son incomodos para el paciente y no los tolera, siendo la odontología un campo sanitario que puede ayudar en ciertos casos. Los tratamientos alternativos serían la cirugía ortognática en adultos y un aparato funcional para estimular el crecimiento mandibular o una expansión rápida del maxilar en pacientes jóvenes. Ambos tratamientos pueden llegar a corregir mediante un incremento de esas vías aéreas el S.A.O.S de forma permanente. Si el paciente es adulto y no acepta la cirugía ortognática, recomendamos la utilización de aparatología D.A.M. (dispositivo de avance mandibular) bajo el seguimiento médico realizado por la clínica especialista en trastornos del sueño.

orthoapnea-solucion-ronquidos

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: